Las enfermedades de la vista perjudican el rendimiento de los escolares

Una de las consecuencias de no efectuar revisiones oculares periódicas a los niños, se refleja en el 30% de los casos de fracaso escolar que se deben exclusivamente a problemas visuales no diagnosticados.

Revisiones oculares periodicas - Clínica Baviera

La mayoría de estas enfermedades son fácilmente tratables, pero suelen pasar inadvertidas, especialmente durante los primeros años de vida de un niño. Por lo mismo, en estos casos la prevención se vuelve fundamental para evitar complicaciones mayores a futuro.

Dicho periodo es el indicado para que los padres dediquen tiempo a detectar en sus hijos cualquier señal que pueda ser sinónimo de problemas de la vista. Ladear la cabeza en exceso, acercarse mucho a la pantalla del televisor o leer desde muy cerca, por ejemplo, son comportamientos que deben tenerse en cuenta.

En este sentido, el director médico de Clínica Baviera, el Dr. Fernando Llovet, es claro al afirmar que “además de prestar atención a la conducta de los niños en relación a la vista, es muy importante acudir al oftalmólogo: una primera visita entre los 6 y los 8 meses de edad, con periodicidad anual a partir de los 4 años si no se detectan anomalías anteriormente”.

En cualquier caso, lo realmente importante es llevar a los escolares a controles periódicos durante toda su vida académica e inculcarles hábitos saludables que contribuyan a cuidar la salud de sus ojos.

http://www.clinicabaviera.com/