Enfermedades de la vista en los niños y uso de lentillas

Es un hecho que los problemas de visión en niños han aumentado durante los últimos años; al menos este es el diagnóstico que se extrae de las cifras publicadas durante 2012 por el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas. En ellas se especifica que el 25% de los menores en edad lectiva padece alguna anomalía ocular que no se ha diagnosticado. Además, cerca del 30% del fracaso escolar se relaciona con problemas oftalmológicos.

Frente a esta realidad se contrapone otra y es la que tiene que ver con lo difícil que es diagnosticar a un niño y graduar bien sus gafas, si es que tiene necesidad de utilizarlas. Recordemos que el desarrollo de la vista en una persona acaba entre los ocho y los nueve años, por lo que es esencial efectuar controles periódicos con el oculista antes de dichas edades para detectar y corregir patologías como la ambliopía u ojo vago, el estrabismo, la miopía…

Si el niño tiene menos de tres años y no presenta problemas en los ojos, se recomienda que el propio pediatra efectúe exámenes preventivos al menos una vez al año. Si se detecta cualquier tipo de anomalía, los exámenes deberá efectuarlos un oftalmólogo y la frecuencia de los controles dependerá de la enfermedad que padezca el menor.

Otro de los puntos en los que coinciden los especialistas, es en que no es conveniente que los niños usen lentillas hasta cierta edad, dado que exige mantener una higiene estricta y es difícil que un niño de esa edad siga las normas que hay que tener en cuenta si se las desea utilizar.

Anuncios